Llegó el primer día de agosto y con esto la ancestral tradición de tomar té de ruda para arrancar el día. El mes donde se rinde homenaje a la Pachamama, tiene esta particular costumbre que debe su origen a los pueblos originarios. 

Este "ritual" proviene de los guaraníes, que bebían la infusión como medicina para los parásitos, malestares estomacales y la irritación de picaduras de insectos. Sin embargo, más allá de las posibles bondades sanadoras, con el paso del tiempo este se transformó en una especie de rito para espantar la mala suerte, envidias ajenas y las malas ondas.

Los guaraníes eligieron agosto para beber la ruda, ya que durante el invierno y en especial durante este mes, se producían muchas muertes de hombres, mujeres y niños, además las cosechas arruinadas por las heladas, que transformaban la vida de los pueblos en un calvario que finalizaba con el verano.

Debido a esto, los caciques y brujos tomaron la decisión de que se tomara la ruda macho como remedio natural para estos males.
Fuente: eltucumano.com