Sábado 28 de Noviembre de 2020

Hoy es Sábado 28 de Noviembre de 2020 y son las 11:16 ULTIMOS TITULOS:

  • 25º
  • Niebla débil

25°

San Miguel de Tucumán

16 de junio de 2016

Los patronos sagrados del noroeste llegaron a Tucumán

Los pueblos del norte reviven su fe a través de las imágenes religiosas que fueron llegando a Tucumán para participar del XI Congreso Eucarístico Nacional que comienza hoy. Los peregrinos de las provincias de Santiago del Estero, Catamarca, Jujuy y Salta acompañaron con devoción sus símbolos sagrados.

El Señor de Mailín (Santiago del Estero), la Virgen del Valle (Catamarca), Nuestra Señora del Rosario de Río Blanco y Paypayá (Jujuy), el Señor y Virgen del Milagro (Salta), y la Inmaculada Concepción (Concepción, Tucumán) son las imágenes veneradas por decenas de miles de argentinos que hoy se congregan en Tucumán en lo que es una verdadera fiesta religiosa, la más importante del país.

La devoción al Señor de Mailín es la más importante de la provincia de Santiago del Estero. Unos 200 mil fieles lo veneran cada año en una fiesta popular que dura cuatro días.

La cruz del Señor de los Milagros de Mailín fue encontrada a fines del siglo XVII en el hueco de un enorme algarrobo por un anciano llamado Juan Serrano, capataz de José de la Cruz Herrera, propietario de los terrenos de Mailín.

Cuenta la historia que Serrano pretendió trasladar la  cruz hasta su hogar pero le fue imposible moverla. Por ello, decidieron levantar una pequeña capilla para rendirle culto. La noticia corrió velozmente y comenzaron a congregarse cada vez más devotos. La cruz original es venerada hasta el día de hoy en el Santuario de Mailín, en una urna plateada a fuego, elaborada en 1914.

En noviembre de 1995, durante la visita “Ad limina apostolorum”, el Obispo Diocesano Monseñor Gerardo Sueldo entregó una réplica al Papa Juan Pablo II.

Es la patrona del Noroeste Argentino y de Catamarca y la patrona nacional del Turismo y el Paracaidismo.

La Virgen del Valle tiene dos festividades por año: el 8 de diciembre, en coincidencia con el día de la Inmaculada Concepción de María, y 15 días después de Pascuas. Se le atribuyen milagros de todo tipo y por ello ambas celebraciones convocan a miles de fieles marianos de diferentes provincias que peregrinan hasta su santuario.

Según las creencias, la aparición de la imagen de la Inmaculada Concepción, Nuestra Señora del Valle, tuvo lugar en una gruta de Choya, en la provincia de Catamarca, entre 1618 y 1620. Fue encontrada por un aborigen que estaba al servicio de Don Manuel de Salazar, quien le relató: “estaba allí entre las piedras, era morenita como los indios y por eso la querían; él también había aprendido a quererla”.

El Señor y Virgen del Milagro de Salta

El origen de las imágenes se remonta al año 1592, cuando el obispo de Córdoba del Tucumán, fray Francisco de Victoria, donó al pueblo de Salta la imagen de Cristo crucificado, con destino a la Iglesia Matriz de la ciudad.

La imagen había llegado flotando en un cajón al puerto de El Callao, en Perú, junto a otro que contenía una imagen de la Virgen del Rosario destinada al convento de Santo Domingo en Córdoba. Jamás se supo qué embarcación las trajo desde España. Desde Lima las imágenes emprendieron viaje a su destino a lomo de mula; una vez en Salta, la imagen del Cristo fue depositada en la sacristía de la Catedral y no fue objeto de veneración por espacio de cien años.

En 1692 la imagen de la Inmaculada Concepción de María, que luego se llamaría Virgen del Milagro, se encontraba a tres metros de altura en un nicho del retablo del altar mayor. El 13 de septiembre de ese año, después de fuertes y reiterados temblores que destruyeron la ciudad de Esteco y se percibieron con singular intensidad en la ciudad de Salta, la imagen de la Virgen fue encontrada el suelo sin ningún daño. Fue llevada a la casa del alcalde Bernardo Diez Zambrano y allí se la veneró toda la noche.

Al día siguiente la tierra que había dejado de temblar volvió a estremecerse por la noche, en medio de procesiones y rogativas. Al cesar los estremecimientos, el 15 de septiembre renació la calma y con ella se comenzó a hablar del “milagro”, designando a la Inmaculada como Virgen del Milagro. Según la tradición, el Santo Cristo crucificado de la iglesia matriz, que no era venerado ni salía en las procesiones, habría perdonado a Salta a pedido y súplica de la Madre de Dios del Milagro. Al día siguiente, la imagen de la Virgen fue ubicada en el exterior de la iglesia matriz para que todos pudieran venerarla.

Todos los años peregrinos de toda la provincia llegan a la capital salteña para honrar a los Santos Patronos. El 6 septiembre inicia la Novena en su honor. El 13 de septiembre, en presencia de los Obispos Argentinos, se corona al Señor y a la Virgen del Milagro; el 14 continúa con Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz y el 15, con la Procesión en su honor, es el día de la Solemnidad del Señor del Milagro.

Virgen del Rosario, de Río Blanco y Paypaya

Jujuy le dedica el mes de octubre a la patrona diocesana y provincial. Durante ese mes se realizan misas y peregrinaciones al santuario de esa advocación mariana.

La imagen de Nuestra Señora del Rosario de Río Blanco y Paypaya, cuenta la historia, fue llevada a una capilla ubicada en donde actualmente se encuentra el santuario, por el presbítero Pedro Ortiz de Zárate como regalo a los indios paypayas que habitaban el lugar.

Según la tradición, momentos antes de iniciarse una guerra sangrienta entre los tobas y los paypayas, la Virgen se manifestó en medio de ambas tribus para regalarles la paz y enviarlos a la capilla para la oración. Desde esa época se venera la imagen y el culto en su honor creció hasta convertirse en un lugar importante de peregrinación.

Hasta mediados del siglo XIX, el lugar donde actualmente se ubica la ciudad de Concepción se llamaba La Ramada. Cuando la Iglesia proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción de María Santísima y allí se levantó una capillita en honor a esta advocación, el lugar comenzó a ser conocido por ese nombre, hasta quee, en forma definitiva, en 1861 se fundó oficialmente la villa.

La imagen de la Inmaculada que dio nombre al lugar se venera en la Iglesia Parroquial de Concepción; está tallada al estilo español en un bloque de quebracho de 1,20 metros de alto con un peso aproximado de 90 kilos.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas